Pensar, desde la isla y más allá.

Escribo desde el otro que muere en esta hora.

Con los ojos del buitre que descansa en su hombro,

bebiéndose la noche que termina en la lengua,

sorbiendo poco a poco la peste de la huida.

Escribo desde el ángulo inédito del vidrio.

Con el sonido rancio de la costilla rota

desde el espejo ocre que bifurca la muerte,

en cada rayo oblicuo que desdice el origen.

Nadie leerá estas sílabas de azufre y crisantemos

hechas para el espanto de los ojos que vienen.

La muerte que me acosa está naciendo aun

en otra pesadilla que se cuece en los párpados.

Escribo desde el otro

que morirá por mí y no sabe mi nombre.

De ese grito de sal que se deshace inútil

bajo una lluvia añeja que vuelve del pasado.

Escribo con los dientes de la boca del perro

que le ladra sin fe al fulgor de la antorcha 

con la gota de sangre que se seca sin ruido

sobre el pecho zurcido por todas las navajas.

_____

César Sánchez Beras (dizque de la capitai). ¡Un pan de Dios, mientras duerme!

Imagen de portada: Jimmy Valdez Osaku

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir