Pensar, desde la isla y más allá.

Pausas de la escribanía

¿Dejamos de escribir?  Creo que no. Si cuando se escribe, ya sea una novela, alguna obra de teatro, cuentos; los personajes tienen vida, entonces, esos personajes se hacen más o menos, humanos, mortales. Ellos decidirán, entonces, cuando quieren que escribamos acerca de ellos. Ellos nos dejarán entrar en su interior, en sus sentimientos, dolencias o realidades, y así tendríamos oportunidad de volcarnos hacia el papel.

Pero no se deja de escribir. Según Emeterio de Goncalves, más del 50% del trabajo del escritor está en pensar, sentir, y para eso hay más de 24 horas en el día. El proceso del relato como tal, el hecho de sentarse en frente a la página desnuda es relativamente lo menos importante. Hay que enfrentarse al monstruo blanco con algo preparado. Algo bastante inacabado, por decirlo así, llanamente. Lo importante son las horas-nalga que se le dedican a la escritura. Es decir, lo vital para escribir, es sentarse.

___

Rey Andújar es autor de varias novelas y cuentos, entre ellos El hombre triángulo y Candela, adaptada al cine por Andrés Farías Cintrón. Es profesor en la facultad de humanidades en Governors State University, Chicago.

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir