Pensar, desde la isla y más allá.

Lo vi tendido en la nada buscando un acento. Detenido en el color de su película de luces, luego le di alcance cuando se perdía entre labios y corazones dormidos en el silencio de la eternidad. Yo supe ser su dolor cuando paría el verso, una hebra diluida en cada palabra, desgarrado el sol entre los párpados minados de ayer y abandono. Su imagen atravesó el tiempo para despojar la nada de su habitual cataclismo. Un poema cuenta, aunque cante el olvido.

-0-

Esta madrugada no consume las horas, las deja ser, irreverentes, salidas de tono, melosas a rabiar. Esta madrugada de horas solitarias suelta el péndulo sin importar el tambor donde estrelle su grito y el badajo aún no encuentra la curva de bronce donde anunciar el remedio. Esta madrugada se quedó sin llanto, sin cuentos de Scherezade. Ha quedado dormida en el filo de una fina aguja negada a rodar por la redondez de un tiempo perdida.  Esta madrugada, huérfana de sombras y de luces espera que empiece a rodar la historia, la triste historia de un hombre vagabundo ahogado en el pecado de creerte una virtud.   

_____

Benjamín García (Moca) comunicador, arquitecto, fantasma en melodramas.

Imagen de portada: Jimmy Valdez Osaku

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir