FILARMONÍAS

Los pueblos tienen voz. Esa voz se expresa de diversas maneras: a veces habla, o escribe, otras veces canta. Sonia Silvestre fue voz, fue canto y canción. 

Conocida inicialmente como intérprete sentimental, íntima («Por qué llora la tarde», «Si pienso en nuestras canciones», «Qué será de ti»…), a partir de 1974 se vuelca enteramente sobre la canción de contenido social, «canción protesta» o «nueva canción», como terminó conociéndose el género.

Junto a Víctor Víctor, Claudio Cohén y Luis Tomás Oviedo, formó parte del grupo experimental Nueva Forma, que presentó recitales temáticos en efemérides como el 24 de abril, el 14 de junio o el septiembre de Chile, llevándolos luego a distintas ciudades del país.

Tras la desaparición de Nueva Forma, Sonia Silvestre y Víctor Víctor fueron invitados a Cuba, donde emprendieron una gira que culminó en un disco titulado «Sonia canta la Nueva Canción». Posteriormente grabó «Sonia canta los poetas de la patria», producción que recoge textos de poetas dominicanos, musicalizados por artistas como Luis Díaz y el propio Víctor Víctor, entre otros.

El pueblo oyó la voz de Sonia y la hizo suya, voz que solo pudo acallar la enfermedad y la muerte, ocurrida en la primavera del 2014. A pesar de ello aún hoy la seguimos escuchando.

Sonia era mi amiga, y sentí su muerte como parte de la mía, porque cuando se tienen tantos amores, uno se muere más de una vez.

Con el ejemplo
El primer día
Martha
Nana a una niña de Vietnam
No fue en vano
Quiero una madre así
Su nombre es pueblo
Te saludo, me despido Carlos

Es más, te perdono
Yo pisaré las calles nuevamente
Vuela plena



Luis Tomás Oviedo

Médico, músico y escritor nacido en Puerto Plata durante el invierno caribeño de 1952, «punto en multitud» diluido en el mar de la Humanidad.