Pensar, desde la isla y más allá.

Emilia Pereyra

Mambrú no es el Jefe

La avispada Adelita reía dando saltos, las crinejas mariposeando al viento del atardecer, entre las vivaces matas de finas rosas y fragantes azucenas, sin imaginar...