Pensar, desde la isla y más allá.

Andrés Merejo

El rostro del dolor

Despertaba el día y a su albor primero, Con sus mil ruidos despertaba el pueblo. Ante aquel contraste de vida y misterios, de luz...