Pensar, desde la isla y más allá.

Cuatrocientos y más años han sido suficientes para un período de gestación en esta nueva media parte del mundo. «Juventud divino tesoro», tenéis la palabra; ahí está el porvenir. La América debe superar a la Europa. 

A- Porque no podemos seguir siendo súbditos de una aristo­cracia intelectual que no nos pertenece. La verdadera aristo­cracia la lleva el pensador en el cerebro. Debemos tan solo ser aristócratas de nuestra democracia.

B- Los mármoles de Paros y de Corinto no se han hecho para nuestras estatuas. No tendremos en nuestros calderos surrapa de Verlaine ni de Mallarmé, de Tristan ni de Laforgue. Homero y Virgilio, Goete y Schakespeare (sic) no serán más que divinidades que respetaremos, soles apagados que no nos iluminarán. Hemos levantado la estatua con el barro grotesco de nuestra América. Si acaso caen chaparrones que nos la deformen, nos queda mucho barro, mucho barro que es nuestro ideal universalizado. Continuaremos modelando la estatua aunque ésta no tenga más espejo donde mirarse que en el del cristal de las charcas.

C- Vida sincera e íntima, arte autóctono, para abrir la talanquera que nos ha separado del infinito.

D- De todo lo inutilizable haremos un símbolo, un solo símbolo, y de todos los simbolistas un fósil, un solo fósil. La luna con los simbolistas será también un símbolo fosilizado.

E- Seremos humanamente eternistas; Con un solo Dios, nuevo, subpanteísta, que a cada quien permita buscar su religión en sí mismo. Por nuestra ruta no olvidaremos el Corán y la Divina Comedia, la Biblia y el Quijote.

F- Todos tendrán el mismo derecho de vivir su momento artístico, lo mismo la dama de la quinta florida, que el galán con chamarra, el labrador, el jornalero.

G- Los poetas no seguirán siendo seres privilegiados y des­conocidos de la multitud, camino del ensueño, sino seres videntes, camino de la verdad, pensadores y filósofos.

H- No reconoceremos vocablos poéticos. Toda palabra es bella cuando está bien escrita; todos los actos de la vida basta que sean reales para ser artísticos; gran artista es aquel que más fiel interpretación nos brinda de esos actos. La bella mentira de Oscar Wilde desapareció con su muerte: un tronco carcomido jamás retoñará porque se le inserten ramas de hojas verdes. La materia poética es creación. Nuestra belleza de sombra y luz será la belleza del futuro.

I-  Sofrenaremos la imaginación con las bridas en tensión de los sentidos.

J- Reaccionaremos a la vez contra el romanticismo de Hugo y contra el realismo de Balzac. Pero nada de malabarismos estéticos ni musicales. Rubén Daría ha muerto. Cada acto debe ser una palabra escrita y la belleza emocional de ese acto: ritmo, y ese ritmo música. Reaccionaremos también contra los ultraístas, futuristas y creacionistas que pretenden en «acrobacia azul» y sobre grupa de aeroplanos ir a conquis­tar un más allá escondido tras las nubes. 

K- Descartaremos las extravagancias del decir y tan solo da­remos cabida a las sutiles.

L- Forma y fondo y fondo y forma serán una misma cosa ya que nuestro acento emocional permite una mezcla igual de idea y de emoción.

M- Amar lo mismo a los hombres que a las cosas. Una piedra blanca podrá rivalizar con una mujer rubia. Una muñeca de trapo podrá ser la dulce compañera de nuestras noches de insomnio.

N- Mucha elevación psíquica sin llegar al misticismo. Serenidad mucha serenidad sin trascender la serenidad estoica. Niño y anciano, apóstol y asceta a la vez.

Ñ – Representación natural de los sonidos como ley-motiv. Parquedad en los semitonos, melodías cortas individuales no mayores de dos tiempos. Supresión de calderones kilométricos. Armonías generales obtenidas con la inarmonía de las melodías cortas.

O- Menos ritual en el arte pictórico, ni la majestad de la Giocon­da ni la mofa del impresionismo. Triunfo de la luz sobre el color de los paisajes. Magnitud esencial del motivo en el fondo de los cuadros, objeción y representación natural de las cosas.

P- Dominio de las líneas escultóricas. Vibración conjunta de músculo y cerebro. Dinámica subjetiva de los actos.

Q- En esta era de sectas literarias, se hará una sola momia de todos los críticos. Los certámenes y las exposiciones serán anulados temporalmente. Cada obra se perpetuará por si misma.

R- Un clamoreo de clarines y tambores modifica la belleza del momento. Son los iconoclastas de los viejos moldes que vociferan su último salmo en el templo de la vida.

S- Juventud de América, préstanos tu brazo para extender el índice hacia el horizonte de los siglos.

Colina Sacra -1921.

____

En portada: Ramón Oviedo, Competencia Acrobática, técnica Serigrafía, 1999, 20 x 28 pulgadas. Imagen cortesía de Antonio Ocaña y Fundación Ramón Oviedo Inc.

Fuente: Mateo, Andrés L. (1997). Manifiestos literarios de la República Dominicana, Santo Domingo, Editora de Colores, S.A.

Andrés Avelino García. Filósofo, ingeniero, matemático y maestro dominicano. Creador del postumismo junto a Domingo Moreno Jimenes y Rafael Augusto Zorrilla. 

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir