Pensar, desde la isla y más allá.

Hotel Oral

 Celebras tu oscuridad
 en esas camas húmedas
 del Hotel Oral
 caes tibia sobre los portales catalanes
 me esquivás
 solo para encontrarme muerto
 y por sorpresa
 en las esquinas de una vieja mesa
 y es que
 

 a veces soy Maradona en el 94
 rompiéndome la cabeza
 quedando afuera 
                            por doping
 pateando las puertas que se cierran
 perdiendo toda entereza
 cayendo de nuevo muerto
 y me encontrás
 

 encarné el destino
 palmo a palmo
 solo para hacerte aparecer
 

 y cuando vi
 tu pecho anfetamínico
 montando tus botas de niña rica
 adornada de flores cogollo
 caprichos histeria
 y cálices de yerba
 entendí que eras
 para mí
 

 Y te dije:
 “Si el día termina
 en Sarajevo o Kiev
 enviaré esto feos poemas
 al futuro
 desde un millón de lágrimas”
 

 pero eso ya lo sabes
 

 la gira de risas ebrias
                   en hoteles sin estrellas
       y botes alquilados
     por treinta minutos
                   en canales sin viento
        El tiempo se escurre
 Bajo mesas de coffe-shop
        entre tus piernas de Luna de Miel
 

 Vomitamos en la piscina 
 desde el balcón
 del Oral Hotel
 y disfrutamos vistas de gentrificación y smog
 

 El check in es como la muerte
                                      pero al revés
 Algo nos espera
                 escondido
                        en las escaleras espiral
 y yo muerdo tus caderas
 como ganado bravo
                     como el último animal
 

 Si una mañana te despiertas
                                      Y mi cuerpo
                                                ya no está
 si cansadas
              caen ya
                        tus pestañas
 

 Siéntate en cualquier bar
           pide un trago
                        y espera
 

A París

 Cuando seseo
 espantado por las
 callecitas estrechas
 y muros apretados
 y veo
 los escritores de Starbucks
 los pintores de supermercado
 y las galerías repletas
 de fotos y poemas
 de exotismo enlatado
 de amor de compra venta
 del indio capturado
 en tinta o en papel
 de muñones levantados
                               pidiendo pour manger
 En La Chapelle, Stalingrad, y Jaurès
 Aprieto mis sienes y río
 y muero
 y lloro desconsolado
 pero solo conmigo mismo
 y tardo años en caer derrotado
 me arrastro
 y cuando ya no queda espacio en mi camisa
 para más sangre
 cuando ya no queda aire
 te recuerdo y pienso
 en que sos lo mejor que le sucedió 
                                                         a París
 

Sophie

                                      Yo
                                        extraño
                                               opaco 
                                                     negro  
 

                                 Yo
                                extranjero
                               sediento
                              brindo 
                             solo
 

                       Vos
                          frágil
                                rosa
                                    desnuda
 

 Dos luces
        a contrapunto                        
 vomitan                                         
       sombras
 

       y desintoxicados
 se elevan
     una vez más
             dos seres
                    felices                                             
 

____

Autor: Julio Rivero Oojier.

Corazón ubicuo

 Convertirme en vecino sin pensarlo
 de esta ciudad, hoy mía.
 

 

 La he poseído lentamente, acariciando sus esquinas, 
 cortejando sorprendido sus misterios, perdiéndome 
 en sus cuerpos, a veces con un deje de nostalgia, 
 y otras, presa del olvido que procuran las carnes 
 encendidas.
 

 Aquí llegué, embriagado de deseos, escapando 
 a los lugares comunes, al errar de personajes
  literarios cuyas pasiones se hacían y deshacían,
 sus almas desgarrándose con la música, escuchada 
 en clubes de jazz o en cuartuchos miserables, 
 mientras los cuerpos se buscaban para descubrir 
 la soledad. Desencuentros marcados por el llanto.
 

 Convertirme en vecino sin pensarlo
 

 Son mías las historias que me han llevado a ello.
 Soy yo el dueño de los días y de las noches que 
 han trocado en otro al extranjero.
 Son mías las aventuras, míos los temblores del 
 cuerpo, las sacudidas del alma, los resueños.
 

 Y mías también las palabras de la lengua aprendida
 con sus matices y entresijos, así como el gusto
 al saborearlas.
 Libertad del decir sin sentir la puñalada, reinvención 
 de la sensatez al abandonar y desencarnar los símbolos, 
 los códigos de infancia. Pasar del balbuceo al dominio 
 del idioma, que poco a poco acariciará esta lengua mía
 en la que escribo, incitando en ella otras voces, quizás
 otras maneras sensibles que acompañen el viento mientras 
 hablo, el perfume de las flores, el aliento que me empuja 
 hacia tu boca
 

 Convertirme en vecino sin pensarlo
 ha sido un camino largo, un periplo oscilante,
 una búsqueda, un hurgar incesante en los cimientos,
 un referirme a las raíces, para entonces, expatriado, 
 pisar la tierra con firmeza, sentirla mía, saberla tan 
 querida como aquella que dejé y que aún me habita, 
 como esta lengua materna que ya no me coerce. 
 Nada más rico para mí que este corazón ubicuo.
 

 

 París, 25 de febrero 2020
 

Autor: Nelson Ricart Guerrero

____

Julio Rivero Oojier es poeta y editor uruguayo, autor de los poemarios Disección Acá (2011) y Hotel Oral (2019).

Nelson Ricart Guerrero escritor y artista visual dominicano, residente en París.

Fotos de dibujos de gárgolas de Aquiles Azar, por Tony Fondeur.

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir