Pensar, desde la isla y más allá.

 

                                                                              A Catherine Hélene Camus, madre de Albert Camus.

                           

LA TRISTE MUJER AÑOSA DE MANOS TRABAJOSAS,

        LANZABA SU MIRADA SILENCIOSA A TRAVÉS DE LOS CRISTALES TÚRBIDOS

                                DE LA VENTANA DE MARCOS RETORCIDOS.

    Y ESPERANDO SOLITARIA HABÍA QUEDADO DURANTE LUSTROS AL MARIDO MOZO

                 QUE UNA NOCHE PESAROSA PARA LA GUERRA HABÍA PARTIDO,

                                 Y SIN DECIR ADIÓS NI A ELLA NI A LOS HIJOS 

 QUEDÓ ENTERRADO ENTRE LAS LÚGUBRES MARISMAS DE LAS COMARCAS DE ARGEL,

                    DESCONOCIDA TIERRA PARA LA MUJER ANTES LOZANA 

                            QUE AJENA ESTABA AL MUNDO EXTRAÑO  

       DEL MARIDO MUERTO QUE AÚN VIVÍA DENTRO DE ESE CORAZÓN ROTO

                    DE LA QUE SOLA PARA SIEMPRE HABÍA QUEDADO,

          SIN AMIGOS, SIN MONEDA, SIN LIBROS, SIN RECUERDOS QUE PARTIERON

    CON LOS HIJOS QUE SE FUERON SIN REMEDIO Y EN SU BÚSQUEDA VOLVIERON, 

                                BUSCANDO ALIENTO Y ERA MUY TARDE 

                 A DAR AMOR SIN CONDICIÓN A SU ANCIANA MADRE, 

     LA MUJER AÑOSA DE MANOS TRABAJOSAS HABÍA PERDIDO LA RAZÓN.

___

Lisette Purcell es Licenciada en Humanidades, mención lenguas modernas. Profesora, traductora y escritora.

En portada: Catherine Sintes Camus (1882-1960).

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir