Pensar, desde la isla y más allá.

(Síntesis de la conferencia de Dagoberto Tejeda Ortiz, en la declaratoria  de la Revista Páginas Banilejas en el 2015, como parte integrante del Registro Memoria  del Mundo para la América Latina y el Caribe realizada por la UNESCO, en el Centro Cultural Perelló de la ciudad de Baní, Prov. Peravia)

“Páginas Banilejas”,  es una revista mensual ilustrada de ciencias-artes-letras, impresa en Baní desde 1941 hasta el 1975, con una vida de 34 años. De ellos, fue dirigida por su fundador Ángel María Peña Castillo (Chichí) del 1941 al 1972 y desde ese año al 1975 por un Consejo integrado por sus hijos.

En su existencia circularon 420 ejemplares, los cuales suman un total de  más 20,000 páginas impresas.  ¡Un récord a nivel nacional!

1.- Circulación

La revista circuló en el pueblo de Baní y sus comunidades rurales, en toda la Provincia “José Trujillo Valdez” y luego “Provincia Peravia”.

Pero también circuló en todas las provincias y de manera particular en pueblos como San José de Ocoa, Bánica, Navarrete, Elías Piña, Nagua, etc. Páginas Banilejas circuló, además, en todo el Caribe Hispánico y en la mayoría de los países de América Latina, convirtiéndose en la revista dominicana local de mayor circulación internacional en toda la historia del país.

II.- Contenido General

Era una revista de “Ciencias, Artes y Letras”. Se definía a sí misma como “Exponente de la Cultura Nacional”. Tenía un extraordinario  contenido temático:

  • Poesía, novela, cuentos, historia, biografías, frases célebres, filatelia, chistes, anuncios, consejos gastronómicos y de la vida.
  • En varios números de la revista aparecían patrones y diseños de alta costura parisiense que estaban de moda, sobre todo para las mujeres.
  • Tenía apoyo gráfico en la portada y en el interior de la revista con fotos de monumentos, paisajes, personalidades, personajes, héroes, pueblos, etc. Estas fotos eran en blanco y negro, con excepción de la portada que era a color.

III.- Anuncios y Finanzas

En toda la primera época estaba llena de limitaciones a nivel de anuncios promocionales en términos de propaganda. De igual manera, la revista no recibía ningún subsidio del Estado ni tenia anuncios de instituciones gubernamentales.

El precio de la revista era apenas de 15 centavos, en una población con significativo porcentaje de analfabetos. La revista se mantenía con anuncios simbólicos, cuya factibilidad estaba en la cantidad de anuncios. El primer número de la revista (1941) comenzó con 81 anuncios y antes del año tenía más de 108.

A pesar de tener que adquirir la materia prima fuera de Baní, el costo de la revista lograba equilibrarse, porque Don Chichí trabaja a tiempo completo. Era, además de su fundador, director, secretario, redactor, impresor, repartidor de la revista, vendedor de los anuncios, cobrador, recorriendo el pueblo en una bicicleta, siendo además, el relacionador público. La circulación a nivel nacional e internacional era por correo, que realmente funcionaba.

Había una asumida de conciencia por la existencia de la revista, por eso, abogados, médicos, odontólogos, comerciantes, vendedores, compraventas, cornados, etc., mantenían sus anuncios, salvo el de un colmado que se autoproclamaba “Colmado El Trujillista”, el cual desapareció cuando se acabó la Era. Incluso don Chichí fue colocado en el listado de los antitrujillistas, un hijo suyo fue encarcelado por ser miembro del 14 de junio, y la mayor parte de las personas, cosa insólita en la dictadura,  le mantuvieron su anuncio en la revista. ¡Era un personaje querido, admirado, identificado por su amor a Baní!

Era un amante de la historia, de la historia banileja, mantenía la columna “Hurgando la Historia”. Tenía dotes naturales de publicista, a tal punto que lograba identificar el negocio con el personaje, haciéndolo popular.

  • “Colmado Bototón”. Identificado por todos los habitantes de Baní.
  • “Chocolate Pimentel”, de Don Pablo Eligio Pimentel, fabrica frente al parque.
  • “Farmacia Altagracia”, de Don Miguel Domenech.
  • “Farmacia Miniño”, de Pedro Pablo Miniño.
  • “Luis O. Castillo: Exportador de Café¸ casa establecida en 1905”.
  • “Eduardo Cintrón, casa fundada en 1910”, fábrica de hielo.
  • “Dr. Raúl Abreu Miniño, Cirujano-Dentista”.
  • “La Mariposa, de Julio C. Franjul”.
  • “Ramón Moreta, tienda”.
  • “Bar Hollywood de Niño Báez”.

Había anuncios comerciales de diversos lugares como San José de Ocoa, Azua o la ciudad de Santo Domingo (la Capital). Había también anuncios comerciales de los grandes comercios, Centros de Salud, fábricas de chocolate, ron, cerveza, refrescos, jabón, medicamentos populares, etc.:

  • “Barceló, el ron que tomo yo”.
  • “Curacao Trading Company”, representante del Ron Brugal y Carta Blanca”.
  • “Compuesto Vegetal de la Sra. Müller”.
  • “Chocolate Caonabo, de Cortes y Hnos”.
  • “Jabón Lavador, rinde más y lava mejor”.
  • “Clínica Abreu”, Ciudad Trujillo”.

IV.- Colaboradores de la Revista

La revista tenía una apertura democrática para las colaboraciones, tanto para jóvenes escritores, como para intelectuales prestigiosos, conocidos, consagrados. Estos últimos, le daban prestigio a la revista, donde había colaboraciones exclusivas de estos personajes y reproducción de sus investigaciones.

Entre ellos, podemos distinguir a César Herrera Cabral, Héctor Inchaustegui Cabral, Fabio Fiallo, Eugenio Deschamps, Mons. Nouel, Max Uribe, Pedro Henríquez Ureña, Emilio Rodríguez Demorizi, Irma Contreras, Eugenio María de Hostos, José Martí, Máximo Gómez, Américo Lugo, Francisco Gregorio Billini, José Francisco Bonó, entre otros.

V.- Difusión Nacional

En los barrios del pueblo de Baní, en sus comunidades rurales, en las diversas provincias y pueblos, había decenas de colaboradores voluntarios que se sentían corresponsales de la revista y ellos mismos se identificaban como “Agentes de Páginas Banilejas”.

Ellos reportaban los acontecimientos más importantes de sus lugares, como luego se organizó Radio Guarachita, para cubrir todo el país, en momentos  de limitaciones de espacios en los medios  locales y nacionales de comunicación. Páginas Banilejas era el espacio para que se publicaran las colaboraciones de jóvenes escritores y para que aparecieran los nombres de los personajes locales.

Pero además de las colaboraciones y las reseñas históricas, literarias, Paginas Banilejas tenía espacio para “Las Notas Sociales”, que era su secreto más importante para su presencia, difusión y popularidad a nivel nacional. En estas notas, la revista recogía y consignaba las bodas, cumpleaños, visitas al exterior, graduaciones, festividades, fallecimientos en cada lugar del país.

Con esto, superaba el anonimato de la gente común y personalidades de los pueblos, en un tiempo donde no había emisoras de radio y menos de televisión, al mínimo la existencia de periódicos, revistas locales y ni soñar con redes sociales como ahora. ¡Lo que aparecía impreso en Páginas Banilejas era comentado por todos sus lectores!

VI.- Colaboradores Internacionales.

Páginas Banilejas se convirtió en un espacio de colaboraciones exclusivas de poetas e historiadores de América y del Caribe hispánico. En todos sus números, había colaboraciones internacionales de diversos países. Había de Cuba, Puerto Rico, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Costa Rica, Chile, Argentina, Honduras, Guatemala, Nicaragua, Panamá México, Salvador, Brasil, Perú, Bolivia y Estados Unidos.

VII.- Números Especiales

Paginas Banilejas, como estrategia de difusión y comercialización, dedicó varios números especiales a diversas provincias, donde se multiplicaba la venta de la revista, porque estaba la historia del pueblo, sus atracciones, los personajes, los intelectuales, en un proceso de revalorización, el cual le daba vigencia nacional.

VIII.- Conclusiones Generales

a).- “Páginas Banilejas”  es la revista de “Ciencia, artes y letras” local de mayor duración en el tiempo, con 34 años de existencia. (1941-75)

 b).- Es la revista en su época de mayor circulación a nivel nacional-internacional.

c).- Es una revista para la revalorización y difusión de la “cultura nacional”.

d).- Es de contenido pedagógico-educativo-histórico-literario-artístico, dirigido a los sectores populares y no a una élite intelectual.

e) Páginas Banilejas, es la memoria bibliográfica más importante de la historia y la cultura banileja.

f).- Es un ejemplo de auto sostenimiento y de cómo pudo sobrevivir en la asfixiante dictadura trujillista, sin claudicar, siendo su director perseguido, acosado y acusado de antitrujillista, sufriendo la ofrenda de ver a su hijo Cervantes, preso y torturado en la cárcel de la 40, por ser miembro del glorioso 14 de junio.

g).- Páginas Banilejas, es la trayectoria de la existencia de un periodista comprometido con la ética, la verdad, con su pueblo, con su país.  Fiel a sus creencias, sin claudicar con sus principios, sin venderse, sin doblegarse, siendo un ejemplo para el país y para el mundo de lo que es y debe ser un periodista.

h).- La colección completa está disponible en el Centro Cultural Perelló.  (De los 420 números de la colección, Dagoberto Tejeda Ortiz, realizó la donación de 355 ejemplares.  Los demás, fueron donados por algunos familiares y el Archivo General de la Nación).

____

Dagoberto Tejeda. Sociólogo, folklorista, gestor cultural, escritor, investigador y promotor de proyectos culturales de trascendencia como lo fuera en su momento Convite.

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir