Pensar, desde la isla y más allá.

1 de 2

Baudelaire dice que la belleza siempre es asombrosa. Si la belleza reside en la mirada del espectador, como se asume hoy, esa mirada está profundamente escindida. El mundo nos fascina y nos hechiza. La mirada del artista se posa sobre ese objeto llamado mundo, lo ausculta, lo examina, lo contempla; contempla fascinada toda la belleza y todo el horror del mundo. 

¿Mentimos si decimos que toda belleza es de algún modo una belleza escindida? ¿Será que toda mirada es también una mirada esquizoide? La mirada se bifurca como los senderos de un jardín, se desdobla, se escinde como el ser mismo. Somos seres radicalmente escindidos. 

Universalismo visual integrador de HRSuriel (2019) es el título de una obra de reciente publicación del ensayista y crítico de arte Odalís G. Pérez. El libro es un ensayo monográfico interpretativo sobre la obra del artista visual HRSuriel (Santo Domingo, 1979) y sobre su exposición titulada “Casa balística”, en la Galería Nacional de Bellas Artes, a finales del año 2019.

Se trata de un libro de arte escrito en clave estético-filosófica: denso y riguroso, exhaustivo y provocador. Conformado por 23 ensayos y 164 páginas, los textos dialogan de manera constante y fluida con las imágenes de las obras del artista. También hay que decirlo: el libro es una rareza en nuestro ecosistema cultural, tan abundante en eventos como escaso en ideas y propuestas realmente innovadoras. Pero lo es aún más en el campo de la crítica de arte, a menudo más inclinada a emitir juicios de valor sobre una obra y un artista determinados que a situar una propuesta estética o a conceptualizar una producción artística en términos de texto y contexto, de lenguaje y visión.

County House. La eterna Santa Cena, pintura acrílica sobre lienzo-104 x 62

Desde la perspectiva de la semiótica del arte, Pérez nos propone un corpus interpretativo de “Casa balística” en sus ejes y sus bordes, en sus planos de superficie y de profundidad. Su doxa crítica ahorra juicios y prodiga conceptos. Elabora y aplica su propio aparato conceptual a la reflexión crítica sobre el objeto artístico y estético que le ocupa: las obras que integran la expo polimórfica y polivalente “Casa balística”. Con este aparato en mano, se propone leer e interpretar la obra visual de HRSuriel a partir de una serie de conceptos nuevos o poco usuales en nuestra escena crítica: fluencia, pulsión, deseo, transgresión, subversión, cuadro-cultura, cuadro-poema, centro y borde, esquizopintura, ultramodernidad…

La tesis de Pérez, presente ya en el título del libro y sustentada en todo su cuerpo textual, es esta: HRSuriel es un creador cuyo universalismo visual integrador le convierte en artista ultramoderno, pues su obra y su praxis –su poiésis visual– se inscriben plenamente en el discurso visual de lo que él llama “la ultramodernidad” –esto es, el punto extremo de la modernidad.

A partir de una “arqueología de la mirada” –de la mirada esquizoide, diríamos-, Pérez deconstruye la obra de HRSuriel, una obra bizarra, enigmática y poderosa marcada por lo onírico y lo fantasmático. Su arte es ciertamente arte de lo bizarro, de lo siniestro y lo grotesco, de lo esquizoide, pero por igual es arte de lo hiperreal y lo maravilloso. Su obra abierta y en movimiento se inscribe tanto en el goce como en el delirio, en el placer y el dolor del mundo como escena y teatro. Más precisamente, se inscribe en una dialéctica de tradición y modernidad, que es una dialéctica de ruptura y continuidad: de ruptura con la tradición y de tradición de la ruptura, para repetir una vez más el acierto de Octavio Paz.

Si con la exposición “Estancia de lata”, HRSuriel provocaba una incisión en el arte dominicano contemporáneo, con “Casa balística” produce una verdadera epiphanéia: una revelación. Una epifanía de asombro, perplejidad y goce continuos. Cada pieza, cada objeto, cada artefacto, cada texto visual es una imago mundi: una imagen del mundo y a la vez una imagen-mundo; un mundo a un tiempo distinto y similar, que él ausculta desde su hipersensibilidad de artista ultramoderno, recurrente en sus referencias, sus grafías, sus guiños verbales y visuales.

Expo Casa balística.

Leo e interpreto a Odalís Pérez, que lee e interpreta a HRSuriel, que lee e interpreta al mundo. El libro de Pérez, al igual que la obra de HRSuriel, se abre a la lectura y a aquello que la rebasa, aquello que la posibilita y a la vez la imposibilita: la metalectura.

De lo que se trata es de leer el acto de pintar: la pintura y lo pintado; pero también de pensar el acto de mirar: la mirada y lo mirado. Pensar la exposición “Casa balística” no es sólo ver-mirar-leer cada uno de los objetos que la integran. Es también atravesarla en su sentido y su puesta en escena, en su estrategia curatorial. Y, sobre todo, es pensar la imagen y la mirada, la vida de las imágenes artísticas de HRSuriel que nacen del sueño inquieto o de la “pupila insomne”, del delirio febril o de la vigilia asombrada, pero en cualquier caso de la imaginación y la memoria. Pensar “Casa Balística”, en suma, es pensar la imagen y la mirada esquizoides: la del artista y la del espectador, la de cada uno de nosotros.

_____

Fidel Munnigh es filósofo y escritor dominicano, profesor en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Autor de Pensar la imagen, pensar la mirada (2017).

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir