Pensar, desde la isla y más allá.

The Byrds

The Byrds fue una banda de rock estadounidense formada a mitad de los sesenta en respuesta a la llamada “invasión británica”. Fue pionera en el rock folk, el rock psicodélico y el country rock. El embrión del grupo fue un trío de folk acústico de California que simpatizaba con el rock británico integrado por Roger McGuinn, Gene Clark y David Crosby, de ahí que su primer sencillo fuera “The only girl I adore”, con una marcada influencia Beatle. La inclusión de Chris Hillman como bajista y Michael Clarke como baterista, completó la composición original de la banda que se hacía llamar entonces “The Jet Sets”. 

Integrado el quinteto, acudieron a ver la película “A hard day’s night”, para identificar los instrumentos que usaban Los Beatles. Lo primero que notó McGuinn fue la guitarra de Harrison, una Rickenbacker de doce cuerdas; prácticamente salió del cine en dirección a una tienda y compró una idéntica. Su sonido característico iba a acompañar a Los Byrds a lo largo de su fructífera carrera. 

A finales de 1964 corrió la voz en Los Ángeles de que existía una agrupación similar a Los Beatles. La curiosidad llevó a algunos músicos a visitar los estudios en donde grababan Los Byrds que todavía se hacían llamar “Los Jet Sets”. La leyenda dice que uno de esos curiosos fue Bob Dylan, a quien la banda admiraba. Poco tiempo después salieron del estudio y dieron su primer concierto por el que le pagaron $50 dólares. 

El rumor de la agrupación llegó hasta los oídos, nada más y nada menos, que del trompetista Miles Davis quien llamó a un amigo en Columbia Records y le dijo “Dizque hay unos Beatles californianos sin contrato…” Ese contrato lo firmarían el 10 de noviembre de 1964, mes en que cambiarían definitivamente su nombre por “The Byrds”. 

Su primer gran éxito fue la canción de Dylan “Mr. Tambourine man” que salió en abril de 1965; de la noche a la mañana escaló el número uno en todas las listas de los Estados Unidos y disfrutó de una muy buena aceptación en Inglaterra. El éxito del grupo llamó la atención de Derek Taylor, hasta hace poco publicista de Los Beatles, quien se convirtió en su agente. La vida de Los Byrds adquirió un ritmo acelerado matizado por presentaciones multitudinarias; Estados Unidos había encontrado la auténtica respuesta a Los Beatles.

El segundo gran éxito de Los Byrds fue “Turn, turn, turn”, un arreglo con mucha creatividad de una canción de Pete Seeger con un texto tomado del libro bíblico “Eclesiastés”; la navidad de 1965 lo encontró en el número uno. 

La demanda del público determinó que el grupo tuviera que viajar mucho, principalmente en avión; esto determinó que en febrero de 1966 Gene Clark se separara por su fobia a volar. Aunque intentaron apañarse sin Clark, su principal letrista, la pérdida fue sensible al extremo que su primer álbum sin este último fue poco menos que un fracaso. Para finales de 1966 la popularidad de Los Byrds había declinado a niveles alarmantes. Poco a poco y dando tumbos, fueron perdiendo la magia con que llenaron una época influenciando a grupos como Jefferson Airplane y Buffalo Springfield. 

Todos los integrantes de la banda, a excepción de Roger McGuinn se fueron separando, siendo sustituidos por músicos como Gram Parsons y Clarence White. Los cinco miembros originales se reunieron el 16 de enero de 1991 para tocar en el Hotel Waldorf Astoria de Nueva York durante la ceremonia en que el grupo fue exaltado al Pabellón de la Fama del Rock and Roll. 

En el año 2000 se reunirían por última vez, y a pesar de los esfuerzos de David Crosby y Chris Hillman por hacerlo de nuevo, la negativa de Roger McGuinn lo ha hecho imposible. 

Gracias a la tecnología podemos escuchar este y otros grupos icónicos ya desaparecidos como si estuvieran en nuestro cuarto de música. 

I feel a whole lot better

The bells of Rhymney

All I really want to do

Chimes of freedom

Mr. Tambourine Man

Mr. Spaceman

Turn, turn, turn

Eigth miles high
My back pages

_____

Luis Tomás Oviedo es médico, docente y cofundador del grupo musical Nueva Forma junto a Sonia Silvestre, Víctor Víctor y Claudio Cohén.

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir