Pensar, desde la isla y más allá.

1)- Esta película de Josef von Sternberg, Dishonored, con Marlene Dietrich. Al final, cuando le comunican a la pobre Marlene que van a fusilarla por traicionar a la patria, responde escuetamente: «Un final perfecto para una vida mediocre».

2)- Un cuento formidable de Chejov: «En el cementerio». Cuando los personajes buscan la tumba del actor Mushkin, encuentran su maltratado epitafio: «…olvidable amigo Mushkin». Y luego el narrador suelta este cruel comentario: «El tiempo había borrado el prefijo ‘in’, corrigiendo así la humana mentira».

3)- Un cuento de Graham Greene: A Shocking Accident… que contiene una de las muertes más extrañas. En Napoles, por falta de espacio, la gente cría sus animales en las azoteas. Un chancho enorme pierde el equilibrio, cae desde un tercer piso y se lleva al otro mundo a un inglés desprevenido.

4)- En el mismo cuento de Chejov hay otra muerte extraña. Un tipo medio chismoso intenta escuchar una conversación pegando la cabeza a una puerta. De pronto, la puerta se abre y lo golpea con violencia, causándole una conmoción cerebral de la que no despierta nunca. El narrador agrega este comentario: «Este hombre detestaba la poesía».

5)- Temperatura en Chicago: 60 grados. Abro las ventanas para que entre un viento fresco. En un árbol, corretean dos ardillas. En algún lugar leí que la ardilla es una creación dominical de dios.

___

Marco Escalante, ensayista peruano radicado en Chicago. Autor de Malabarismos del tedio (Editorial 7Vientos).

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir