Pensar, desde la isla y más allá.

Debido a que los dos oficiales de policía Brett Ridgeman (Mel Gibson) y Anthony Lurasetti (Vince Vaughn) detienen demasiado fuerte a un sospechoso y se dejan grabar por error, son suspendidos sin pago. Ambos necesitan desesperadamente su salario; Lurasetti, porque está a punto de comprometerse y tiene un estilo de vida generalmente caro, y Ridgeman, para que finalmente pueda permitir que su esposa enferma (Laurie Holden) y su hija adolescente (Jordyn Ashley Olsen) abandonen el barrio donde viven, cada vez más peligroso. Henry Johns (Tory Kittles), que acaba de salir de la cárcel, también necesita dinero urgentemente, su hermano menor (Myles Truitt) está en una silla de ruedas y su madre (Vanessa Bell Calloway) se ve obligada a prostituirse.

Mientras tanto, Ridgeman elige una forma de recaudar dinero: a través de un misterioso hombre de negocios llamado Friedrich (Udo Kier) encuentra una dirección que se supone es el punto de partida de un gran golpe. Junto con Lurasetti, observa el apartamento en cuestión sin cesar hasta que se comprueba que un grupo de gánsters encabezados por un tal Lorentz Vogelmann (Thomas Kretschmann), planean robar en un banco. Henry resulta ser uno de ellos. Después del atraco realizado, ahora es necesario robar a los ladrones su botín.

En otros tiempos encontraría esta sinopsis especulativa, estúpida y común, pero mientras veía Arrastrados a través del hormigón, regularmente aparecía involuntariamente en mi cabeza la imagen de un director muy famoso. Si miramos de cerca ciertos aspectos del cine de S. Craig Zahler, no se puede eludir la inevitable comparación de los dos directores a pesar de que están separados por casi diez años de vida y casi dos décadas como cineastas. Sin embargo, algunos paralelos y analogías son más que obvias: ambos comparten una clara afinidad por el género violento y el cine grindhouse, que se refleja en sus respectivas obras, ya sea en el uso de una violencia gráfica, a menudo excesiva, en la constante reactivación de los grandes del cine del pasado o en su fuerte tendencia hacia los sonidos de los años 60 y 70. Quentin Tarantino, obviamente es la inspiración. 

Tanto Tarantino como Zahler, cada uno comenzando con el segundo trabajo de dirección, están ocupados con tiempos de narración por encima de la media, que continúan y superan el límite de las dos horas y media, llevando planos largos, diálogos extensos, y, dicho sea de paso, erupciones puntualmente violentas. Zahler, cuya popularidad está lejos de la de Tarantino, adopta un enfoque mucho más radical especialmente en lo que respecta a este último aspecto. Su conjunto sigue siendo mucho más manejable y apoyado sólo por unos pocos protagonistas. Así, puede suceder que un personaje sea introducido de una manera relativamente lenta, sólo para ser sacado del juego poco después de una manera extremadamente brutal y sin más eco narrativo. Donde el camino de sus (anti)héroes conduce al final puede ahora determinarse de manera más fiable, al menos ya existe una tradición de esto. El hecho de que Zahler a menudo incorpore una excesiva frialdad en sus guiones me parece redundante en algunos lugares; también que le guste cometer errores políticos conscientes no me parece necesario. El epílogo tras el ampliamente celebrado escenario de enfrentamiento, bastante insatisfactorio desde un punto de vista puramente lógico, ofrece algunas oportunidades para discusión.

La película se enfoca mucho en pequeños detalles. La historia se interrumpe una y otra vez por los nostálgicos diálogos de Ridgerman y Lurasetti sobre el pasado. Sobre lo que «se merecen» y lo que están recibiendo ahora. Es la filosofía recurrente de Zahler la que lo impulsa una y otra vez: el anhelo por los tiempos en que se permitía a los hombres ser hombres en el sentido de la autocracia, la brutalidad. Es un anhelo de las viejas figuras de Clint Eastwood, los renegados, que están por encima de la ley, no, que son ellos mismos la ley, que pueden ser racistas, y es divertido, que puede ser sexista y sádico y es genial, que tienen humor dentro de lo dramático, como el personaje de Gibson, Martin Riggs, de las películas de Arma Letal. El anhelo es grande, tan grande que Zahler produce una y otra vez cintas que repiten tales figuras y mundos con mucha diversión y no sólo lame con ellas las nostálgicas y dolorosas heridas (con Udo Kier como otro factor de escayola y frescura), sino que al mismo tiempo se esfuerza por una estilización de la víctima. Porque estos duros, son todos víctimas. Víctimas de una época que ya no los quiere, que no encuentra sus métodos y que no apoya su sentido del derecho. Un acto pérfido que funcionará perfectamente para el público objetivo, que amará y celebrará esta película como las dos últimas, Bone Tomahawk y Brawl in Cell 99, precisamente por la mezcla de resurrección y sacrificio. 

Así que también está claro quién sigue en pie al final y quién no. Algunos serán los mártires, otros volverán a un hombre elevado, lo mismo, que está pasando por el cine en la actualidad y lleva el núcleo de los antiguos dentro de sí mismo.

Aparte de todo esto, Arrastrados a través del hormigón, bajo su maquillaje a veces bastante grueso, sigue siendo la satisfactoria tercera película de un director que podría estar todavía en algunas grandes hazañas donde su homólogo establecido ya está constantemente buscando el resultado.

___

Amante del cine de toda la vida, Ruben Peralta Rigaud ha trabajado extensamente como crítico de cine en prensa escrita y radio. Ha sido jurado, charlista y moderador en eventos cinematográficos.

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir