Pensar, desde la isla y más allá.

CARACOLA

En 1964, las giras de Los Beatles en el Reino Unido se sucedían sin interrupción; en ellas se acompañaron figuras como Tommy Roe, Chris Montez y Roy Orbison, artistas norteamericanos con gran respaldo en Gran Bretaña. A medida que se extendía su popularidad se iba produciendo un fenómeno de masas donde grupos desenfrenados de jóvenes se amontonaban en sus presentaciones persiguiéndoles por doquier. Comenzaba así la Beatlemanía.

El primer elemento icónico de Los Beatles fue la “T” alargada en su nombre que se estrenó en el paño del bombo de la batería de Ringo. Ya las actuaciones en todas partes eran recibidas con un entusiasmo febril por fanáticos que gritaban sin descanso e incluso en muchas ocasiones la policía se veía obligada a dispersarlos con mangueras de agua lo cual provocó un debate en el parlamento sobre los miles de policías que exponían sus vidas por protegerlos. 

Su primera gira al exterior, fuera de Hamburgo, fue a Suecia. Al regresar a Londres fueron recibidos por miles de fanáticos que desafiaron un aguacero torrencial esperándolos junto a una batería de más de cincuenta periodistas y camarógrafos. Al día siguiente iniciaban una gira por Reino Unido que duraría seis semanas, pero esta vez, Los Beatles, eran el grupo principal.

La fama de la banda en Estados Unidos arrancó en febrero de 1964 cuando en menos de tres semanas el sencillo “I want to hold your hand” vendió un millón y medio de copias. En marzo de ese mismo año Los Beatles hacían su entrada triunfal en el gran coloso del norte, varios conciertos y presentaciones en televisión sellaron su conquista del público norteamericano. La demanda de su presencia les hizo regresar en agosto de 1964, 1965 y 1966. En esta última ocasión, enfrentaron un cúmulo de protestas públicas debido a unas declaraciones de John Lennon quien comparó la popularidad del grupo con la de Jesucristo.

Según ellos mismos, el bullicio de sus fans en los conciertos los llevó a tomar la decisión de no volver a presentarse en público a fin de concentrarse en desarrollar la creatividad en los estudios de grabación.

La primera película de Los Beatles, filmada y estrenada en 1964, fue “A hard day’s night”. Dirigida por Richard Lester para United Artists, fue un film que recibió una buena acogida de parte los críticos quienes la consideraron como una de las mejores de su género. La ejecución de guitarra que hace Harrison en la banda sonora puso de nuevo en ridículo a Decca Records, quien una vez los rechazara diciendo que “los grupos de guitarra están en pleno declive…” 

En julio de 1965, Lester los dirigía de nuevo en la película “Help!”, otra comedia, esta vez con trama de espionaje. En diciembre de 1967 el grupo estrenó otra película para la televisora BBC: “Magical Mystery Tour”, que, aunque no fue bien tratada por la crítica ni por el público, el mito Beatle la convertiría en película de culto. La última cinta de Los Beatles, “Let it be”, constituyó también la última vez que los cuatro músicos tocaron juntos; como una sentencia, el grupo se decía a sí mismo y a sus fans “Que así sea”.

Another girl
Drive my car
Day tripper
Hello, goodbye
Eleanor Rigby
Help
Hey Jude
Paperback writer
Lady Madonna
The night before
Nowhere man
Penny Lane
Ticket to ride
Yellow submarine
We can work it out
Your mother should know

Luis Tomás Oviedo es médico, docente y cofundador del grupo musical Nueva Forma junto a Sonia Silvestre, Víctor Víctor y Claudio Cohén. 

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir