Pensar, desde la isla y más allá.

Este escrito es un texto editado de mis comentarios a la película Us, colgados en la aplicación para cinéfilos y amantes del cine “Letterboxd”, en fecha 29 de marzo de 2019. Creo que rescatar el tenebroso mundo bidimensional de Us es una recomendación apropiada en este fin de semana de Halloween1.

Cada vez que veo una película, trato de extraer de su trama las principales temáticas que aborda. El discurso de lo que se quiere contar radica allí. A partir de ahí, se construye el lenguaje cinematográfico. En muchos casos, los géneros ayudan a deconstruir los temas. Por eso, cuando tiene un enfoque provocador, el horror como género puede servir para una profunda introspección. Un ejemplo clásico: The Exorcist (William Friedkin, 1973) no es tanto una película sobre una niña poseída por un ser endemoniado, sino los grandes esfuerzos que debe hacer una madre para proteger a su hija. Esta misma premisa aplica para películas más recientes como A Quiet Place (John Krasinski, 2018), donde los padres no pueden garantizarles por completo la protección a sus hijos en un mundo hostil.

En tal sentido, el horror se revitaliza con la llegada de un cineasta tan incisivo como Jordan Peele (Nueva York, Estados Unidos, 1979). En 2017, este comediante conocido por su programa de sketches en la cadena “Comedy Central” junto con Keegan Michael-Key, nos entregó Get Out. En resumen, cuenta la inquietante historia de un afroamericano –interpretado por el inglés Daniel Kaluuya– que es invitado a conocer la familia liberal de su novia blanca –personificada por Allison Williams–. Pero la película, en realidad, es sobre el racismo imperante en la sociedad norteamericana y la apropiación de la identidad afroamericana como mecanismo macabro de sanear las tensiones raciales entre los blancos. Get Out fue todo un fenómeno de crítica2 y de taquilla3. Peele ganó a Mejor Guion Original y fue nominado a Mejor Director y Mejor Película. Fue uno de los debuts más espectaculares del cine reciente y, por defecto, su próxima película era esperada con expectativa.

Hace poco volví a ver su segundo largometraje, Us (2019), que se estrenó a comienzos de este año. Creo que es un sólido follow-up a su ópera prima. En términos narrativos, trata sobre las vacaciones de una familia nuclear afroamericana que es atacada por unos doppelgängers. Este macabro encuentro parece tener alguna conexión con una traumática experiencia que tuvo la madre de la familia, Adelaide –Lupita Nyong´o– en su infancia.

Como destaca la crítica mexicana Fernanda Solórzano, “el doble” es una figura de antología para el psicoanálisis y de mitología para el horror4. Incluso, ha sido abordado tanto en la literatura como en el cine. En el caso de la literatura, tenemos la obra El doble (1846) del escritor ruso Fiódor Dostoievski, como también la novela El hombre duplicado (2002) del Nobel portugués, José Saramago. Estos libros fueron adaptados al cine con The Double (Richard Ayoade, 2013) y Enemy (Denis Villeneuve, 2013), respectivamente. A la postre, ambas lidian con la supervivencia de uno sobre el otro como eje principal de sus tramas.

En comparación con Get Out, Us sigue en la línea argumentativa de confrontación entre los personajes principales. Sin embargo, en Us se maneja una ambigüedad entre los que conforman los héroes y los villanos de este relato contemporáneo. Si bien es cierto que los doppelgängers tienen un plan de usurpación de identidad –¿o de recuperar una vida robada?–, sus planes responden a diversos motivos interpretativos. 

Se nos sugiere, en un momento determinado, que estos “dobles” pueden ser el producto de situaciones negativas. Podemos destacar la tóxica interacción familiar que experimentó Adelaide en su niñez. La referida experiencia traumática sucedió cuando asistió con sus enojados padres a un parque de atracciones en la costa oeste de Estados Unidos. En el presente de la trama, la familia vacaciona por estos alrededores y Adelaide lo sabe.

Asimismo, se resalta una clara paranoia sociopolítica: resulta interesante que la trama inicia en la década de los 80. Este período se caracteriza por el conservadurismo duro de Ronald Reagan. En la actualidad, aún se mantienen algunos ecos de las repercusiones de la época en la sociedad gringa5. Incluso, esto se fortalece con las breves alusiones a una campaña fallida de los estadounidenses, denominada Hands Across America6. A pesar de este enriquecedor contexto, la película no obvia la realidad de que la duplicidad de las personas puede ser originada como un reflejo de nuestros miedos y frustraciones. Al final, nuestros temores nunca dejan de perseguirnos.

Estas particulares demuestran que Peele, en su faceta como guionista, va por mayor ambición narrativa y temática. Establece una premisa atractiva y de mucha efectividad. Luego de que el conflicto se determina, considero que Us se desliga del intimismo y el minimalismo implementado en Get Out y apuesta a gran escala. Sin embargo, esta decisión creativa juega en contra a la ejecución cerebral de la historia en su segundo acto y presenta atropellos argumentales. La trama da un giro hacia un juego de supervivencia gore –los doppelgängers deciden acabar literalmente con todos los reflejos, no sólo con los de la familia protagonista–. Parece una contradicción, pero mientras el discurso narrativo se expande, el discurso temático se reduce. El espectador se sumerge en situaciones concretas de violencia y desconcierto.

Ahora bien, esto hace que Peele, en su faceta como director, recurra a un estilo visual y cinematográfico bien definido. Con el apoyo del cinematógrafo Michael Gioulakis –quien ha trabajado con directores como N. Night Shyamalan (Split, 2016; Glass, 2019) y David Robert Mitchell (It Follows, 2015; Under the Silver Lake, 2019)–, Peele invoca una imaginería llena de brío para crear una atmósfera incómoda y provocadora, que mantiene el interés en este mundo retorcido y repleto de caos. 

Por otro lado, Peele, como comediante que es, también se manifiesta. Él realiza un revisionismo, primero, al uso de la comedia como mecanismo de liberación de tensión, y segundo, al rol de los hombres en momentos estresantes –a través del buen padre de familia, el esposo de Adelaide (Winston Duke)–. Estos elementos son conjugados con otros aciertos artísticos como la edición y la banda sonora. En particular, en el clímax de la película, hay una secuencia delirante entre Adelaide y su “doble”, coreografiada con unos bailes de ballet, que reafirma los dotes de Peele como director. 

En concreto, Us es una película notable y arriesgada. Contiene múltiples reflexiones para la sociedad, como señala el profesor Eduardo Jorge Prats en su ilustrativo análisis a nivel político y económico de película7. Us no esconde el hecho de que lo verdaderamente terrorífico subyace en nosotros mismos y nuestros infructuosos intentos de ocultar aquello que nos condena como personas. A propósito de Halloween, ¡esto sí da miedo! Sin lugar a dudas, Jordan Peele se consolida como uno de los realizadores más originales y audaces dentro del aparato hollywoodense y, si se quiere, del cine contemporáneo. 

Ysidro Eduardo García. Abogado. Oriundo de San Francisco de Macorís. Egresado de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). Desde joven, es un amante del séptimo arte y la crítica de cine. Ha tomado cursos de Producción Cinematográfica en la Escuela Altos de Chavón.

Fuentes consultadas:

[1]. GARCÍA R., Ysidro Eduardo. Us 2019. Review by (…). Aplicación social “Letterboxd”. Publicado el 29 de marzo de 2019. Disponible en el siguiente enlace: https://letterboxd.com/ysidrogarciar/film/us-2019/

[2]. WITTMER, Carrie. Why this new horror movie has a rare perfect score from critics – and you need to see it. Periódico especializado “Business Insider” (versión digital). Publicado el 23 de febrero 2017. Disponible en:https://www.businessinsider.com/get-out-reviews-perfect-score-100-critics-rotten-tomatoes-2017-2

[3]. MENDELSON, Scott. Box Office: Jordan Peele´s ´Get Out´ Is The Second-Biggest R-Rated Horror Movie Ever. Revista económica “Forbes” (versión digital). Publicado el 14 de abril de 2017. Disponible en: https://www.forbes.com/sites/scottmendelson/2017/04/14/box-office-jordan-peeles-get-out-is-the-second-biggest-r-rated-horror-movie-ever/#77847063163f

[4]. SOLÓRZANO, Fernanda. Nosotos, de Jordan Peele: el otro en el espejo. Revista cultural “Letras Libres” (versión digital). Publicado el 2 de mayo de 2019. Disponible en: https://www.letraslibres.com/mexico/revista/nosotros-jordan-peele-el-otro-en-el-espejo

[5]. MARCOTTE, Amanda. The Reagan era and “Us”: Sins of the 80´s still haunt America in Jordan Peele´s horror tale. Revista de variedades “Salon” (versión digital).Publicado el 23 de marzo de 2019. Disponible en:https://www.salon.com/2019/03/23/the-reagan-era-and-us-sins-of-the-80s-still-haunt-america-in-jordan-peeles-horror-tale/

[6]. MIGUEL TRULA, Esther. Hand Across America: el inútil movimiento benéfico de los años 80 en el que se basa Nosotros. Sitio web “magnet”. Publicado el 28 de marzo de 2019. Disponible en:https://magnet.xataka.com/preguntas-no-tan-frecuentes/hands-across-america-inutil-movimiento-benefico-anos-80-que-se-basa-nosotros

[7]. JORGE PRATS, Eduardo. La política de “Nosotros”. Periódico dominicano “Acento Diario” (versión digital). Publicado el 5 de abril de 2019. Disponible en: https://acento.com.do/2019/opinion/8668227-la-politica-de-nosotros/

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir