Pensar, desde la isla y más allá.

Chile-Estados Unidos

Al terminar

la función,

La bailarina

topless

destornilló

sus senos,

descorrió

el cierre 

de sus piernas

desabrochó

sus ojos

color espuma,

se quitó

la peluca,

apagó

todas las luces;

y en su rincón,

nuevamente

se convirtió

en máquina 

de café.

Dr. Freud bajo custodia

La envidia fálica que el compañero 

Freud

tatuó en la frente de la cultura occidental

fue una conclusión del estrabismo

faraónico en plena zona de conflicto.


Conforma la visión de quién vive 

sin conciencia

sobre el ciclo de la luna

de la electricidad, del apego…

en suma

del Yin en proporción al Yang.


El habitante resplandeciente

de la Germania austriaca

pasó por alto 

que uno significa la presencia de los dos

        (cómo Descartes)

y que para la existencia 

del individuo

el cero es su valor neto, 

su acabada perfección…


Al acoplamiento 

le corresponde la inversa simetría

sin enganche no hay puertas ni ventanas, 

entre la materia y el destino

entre una conciencia y su interlocutor…

Porque en un mundo, sin desdoblamiento

no militan los contrastes, ni los acuerdos

ni las salidas de sol… es el Imperio 

de la Entropía digitalizado en Troya.


Y sin la diferencia, tampoco a usted podría

haberle dirigido la palabra.

El falo

como forma envidiable 

de estar en el mundo

corresponde a un Lapsus Calami

a un Lapsus digiti, a un Lapsus digitorum

del Dr. Freud, 

escrito, eso sí,

por cierto

sobre el hormigón armado

de tan dispuesta ferocidad.


Lucifer

Cuando el asesino, el ladrón

y el traidor pidieron

enmendar sus huellas

el asesino se convirtió en carnicero

el ladrón se transformó en

comerciante

y el traidor…

ah… el traidor

el traidor permaneció 

suspendido e

idéntico a mismo.

(Desde que los traidores

todos los traidores

según Dylan & Churchill

trabajan para el Comandante

en Jefe)

El maestro de ilusiones,

el prestigiador

todo hoyo de esperanza.


Lucifer mejora la ciencia,

y a las manzanas 

las hace eléctricas,

promueve la curiosidad

y la soledad acompañada 

por el lado oscuro

del Edén


Lucifer engaña 

prometiendo

el triunfo de lo práctico

sobre 

las Ilusiones Cósmicas.

Ofreciéndote vida en 

sus excesos

cortándote la ternura

con tu vecino

y empapelándote lo procreado

con la distancia asegurada

por los condones.


Lucifer vive en la Biblia,

en el corazón de lo Abrahámico

entre la naturaleza

y el conocimiento de Dios:

(el omnisciente)

Es el principio darwinista

de la vida:

el ganador antonomásico…

(El Cholula del más apto)


Lucifer pertenece

a la casa 

de los dioses múltiples

de Europa,

pertenece al RReino Uniddo

en el armario

con varios mazos marcados

ganadores

entre los esqueletos flexibles

de Jeffrey Downer

Charles Manson y Walt Disney.

Lucifer es una creación de la 

mente

y del clandestino trabajo de los 

cruzados,

evidentemente


pero un grado 33 es certeza

de la multiplicidad 

de nuestros Neo-moralizados

Campos de Concentración.

Lucifer es el siempre hortelano

el empresario, 

mientras jefe

el anhela darte fluoruro

en cada sonrisa

para marchar calmados a las duchas

recibiendo… bario, aluminio

desconectado cayendo

de la estratósfera.


Lucifer,

el vacío iluminado,

no tiene su fuente de energía

para alinearse con el universo

la debe arrebatar

por violencia

o con engaño…

porque los parásitos son solo eso:

ventrílocuos

que utilizan la boca de otros

para solicitar

al mando de la carne y el tráfico

de blancas.


Lucifer es tan débil como

un pene sin arterias.

Pálido como un albañil perdido

en una puesta de sol

abrazado de Treblinka.

Se aleja silenciosamente

sin suministro para

su plasma diario.


(mientras nos mira de reojo)

Lucifer es una carta caída

(si no la recoges no pasa nada)

se esconde detrás de las palabras

y lo placentero

lo escupe

desde la mismísima 

nada.

Lucifer se divide para conquistar

nos divide 

para ser conquistados

y nos envuelve la trayectoria

entre las manos, Alfa Centauro

y la escalera.

Herminio Alberti León, fotógrafo artístico merecedor de reconocimientos nacionales e internacionales.

Leer offline:
Descargar PDF
Imprimir